.

.

lunes, 30 de enero de 2017

FANTASÍA HÚMEDA por Mari Carmen Sinti



Paciente lector, quiero invitarte hoy a leer un relato corto de la autora Mari Carmen Sinti, que me hace el honor de visitar el Tatuaje y traer a su fría penumbra algo de luz y calor humano.
Mari Carmen es finalista del I Premio Cruce de Caminos de Relato Corto Negrocriminal y puedes encontrarla en el libro que reúne los relatos de dicho certamen, así como en Facebook. Merece la pena conocerla.


Fantasía húmeda


Llueve, mucho, intensamente, a raudales como dirían los escritores y los poetas aludirían a que el cielo se desborda. La gente corre a refugiarse en los portales, muchos de ellos ya los alcanzan empapados y bajo ellos se sacuden, esperando que escampe.
Así estás, escondido bajo uno de ellos, observando la lluvia caer sin mesura cuando tus ojos, recorriendo una distancia más larga enfocan el portal que tienes al otro lado de la calle. Los coches pasan atravesando los charcos con un ruido acuoso que modula el devenir de la tarde en la ciudad. El semáforo se pone en rojo y la calle se silencia de súbito permitiendo que haya un hueco de circulación y vislumbres claramente a la chica que, empapada igual que tú, escurre su pelo con las manos imprimiendo a ese movimiento una sensualidad que acapara tus sentidos al completo dejando de percibir las sensaciones del exterior.
Sus labios deberían estar lívidos pero al contrario son carnosos y carmesíes, sus ojos brillantes de color miel tienen un brillo mágico y su cuello, ahora visible al haber retirado el pelo hacia un lado es delicado y largo como el de una ninfa. Su camisa está empapada y trasluce unos pechos firmes en cuya punta se deduce el frío natural de la lluvia pero que afecta todo tu interior como si la rigidez de ellos se debiera a tus caricias. Y en tu imaginación tus manos los pellizcan con deseo haciendo que tu sexo se rebele y quiera salir de tus pantalones hasta llegar a ella.
Sus caderas son sinuosas, sigues recorriendo sus curvas con los ojos mientras en tu fantasía tus manos entran en acción y siguen el recorrido ascendente y luego en sentido contrario, desde las axilas hasta debajo de sus nalgas, agarrándola de ellas y acercándola a tu cuerpo candente que la desea, que palpita de ansia de placer.
¿Qué tiene esa chica que ha activado todos los circuitos de tu ser? ¿Por qué anhelas probar su sabor, notar su aliento cerca del tuyo, su mano agarrando tu sexo a punto de explotar, dirigiéndolo hacia su interior lo más profundo posible y acompasar vuestros ritmos primero melodiosamente para desatar más tarde todo el frenesí que os ahoga? ¿Aspirar su perfume y embotar tu nariz como si de un veneno se tratara, saborear el elixir de su sudor justo debajo de su oreja, en el pliegue de su cuello ofrecido exclusivamente para ti?
Y allí, a unos metros de distancia que se han reducido a una cercanía prácticamente desestimable, consumar el deseo en un clímax alcanzado al unísono, inhumano y explosivo haciéndoos cerrar los ojos, abrir la boca y beberos el uno los jadeos del otro hasta caer rendidos abrazados... y todo desde tu distancia de un portal a otro.
Respiras al fin para descubrir que el tráfico hace tiempo que se volvió a poner en marcha y la chica desapareció de su posición quizás cogiendo un taxi o adentrándose en la lluvia de nuevo, buscando otro escenario para compartir una fantasía con cualquier otro hombre con tus mismos ojos, tu tacto, tu piel y tu misma voz susurrante y seductora...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Ya podéis comentar tranquilos, sin palabras ilegibles ni más trámites. No os cortéis, vuestras opiniones me vienen muy bien.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...